Rotoconcentradores

La tecnología de concentración se basa en las propiedades de adsorción del carbón activo o de las Zeolitas. Gracias a su porosidad, tienen la capacidad de adsorber gran parte de los compuestos orgánicos presentes.

Consta de un tambor rotativo que permite que el concentrador tenga siempre una parte en fase de adsorción, otra en regeneración y otra en refrigeración.

Los COVs quedan retenidos en el material adsorbente y salen depurados a la atmósfera. Para regenerar la zeolita, se hace circular un caudal reducido de aire caliente. Este aire contiene una elevada concentración de COVs y es enviado a un tratamiento térmico o una recuperación con bajos costes de explotación.