Tratamiento de gases

Oxidación Catalítica

El proceso consiste, al igual que la oxidación térmica, en aumentar la temperatura con objeto de que se produzca la descomposición de los COVs. La presencia de catalizadores disminuye significativamente la energía de activación de este tipo de reacciones.

El catalizador es seleccionado en función de los compuestos orgánicos a tratar y de los posibles contaminantes presentes en el gas. Puede ser de óxidos metálicos o metal noble sobre un soporte inerte, cerámico o alúmina.
Para reducir los consumos energéticos los gases a tratar son precalentados en un intercambiador de calor gas/gas previamente a su paso por reactor catalítico. De este modo se consigue una eficacia del 70% de recuperación energética.
Existe la posibilidad de recuperación regenerativa, trabajando con lechos cerámicos sobre los que se dispone el catalizador, consiguiendo una eficiencia energética del 95%.
Características de la oxidación catalítica:

  • Amplio rango de caudales.
  • Temperatura de reacción: 200 – 450 ºC
  • La oxidación catalítica recuperativa trabaja sin aporte de combustible adicional a partir de 3,5 – 4 g/Nm3 en función del PCI de los contaminantes orgánicos
  • La oxidación catalítica regenerativa trabaja sin aporte de combustible adicional a partir de 0,8 – 1 g/Nm3 en función del PCI de los contaminantes orgánicos
  • Permite trabajar rangos de concentraciones hasta 25 % del LEL
  • Elevados rangos de destrucción de COVs > 99%
  • Es preciso asegurar la ausencia de venenos para el catalizador en la corriente de gas a tratar